Ligue Político reunió datos de una forma creativa y entretenida en una app y una página web para que los perfiles de los candidatos a puestos de elección de México estén al acceso de todxs.

En un mundo en el que la información sobre los políticos se mezcla con propaganda y documentos difíciles e infinitos que nadie quiere leer, la tecnología y las aplicaciones de la  interactividad pueden ser aliados de las buenas decisiones.

Fáctico -un grupo compuesto por periodistas, diseñadorxs, tecnólogxs, ingenierxs e internacionalistas- tuvo la brillante idea de hacer la plataforma Ligue Político, un espacio donde se puedan encontrar toditos los perfiles de los candidatos. La necesidad era real, entonces Fáctico tuvo muchos acólitos para ejecutar su plan. Organizaciones de la sociedad civil de una se unieron al plan para aportar con su conocimiento. Juntaron sus fuerzas para actuar como verificadoras de datos en temas de interés para los jóvenes. Dos de ellos: lucha contra la corrupción y derechos sexuales y reproductivos.

Balance, una organización feminista que trabaja en derechos sexuales, reproductivos y justicia social dirigida a mujeres tomó el liderazgo en su área de especialización. Y fue Balance la que de hecho, postuló a Ligue a los Premios IDEA… y ganó.

Ligue Político fue promocionada como un “Tinder para las elecciones”, porque funciona bajo las mismas lógicas de la popular aplicación para “ligar”. De ahí su nombre. La app, te deja seleccionar a tus candidatos favoritos según el cargo y del lugar en el que te encuentres.

Cuando ingresas, puedes ir seleccionando los candidatos y revisar el perfil de cada uno. Por último, genera una planilla de tus opciones seleccionadas para que la tengas como referencia y la compartas, si quieres, en redes sociales.

Además, cuenta con un sistema de gestión de contenidos privado para que las organizaciones e instituciones confiables puedan agregar información verificada sobre los candidatos y sus propuestas.

La gente de Fáctico quiere que la plataforma sea la opción inmediata de cualquier joven que quiere encontrar info sobre los candidatos para elecciones populares en épocas de votaciones.
En febrero de 2018 hicieron un buen trabajo, gracias a toda la red de colaboración, en la que también estuvieron involucrados otros jóvenes. El Tecnológico de Monterrey fue uno de los aliados, lo que llevó a que más de 750 profesores y alumnos participaran.

Si quieres conocer más, entra a https://www.liguepolitico.com/

Comparte esto:

Las Igualadas se atrevieron a desmitificar la ‘ideología de género’ y a hablar de feminismo

El reconocido canal de YouTube colombiano ganó con los Premios IDEA la posibilidad de financiar una temporada de capítulos dedicados a hablar del género quitándole la ideología. Con 186 k suscripciones, Las Igualadas se han convertido en una voz informativa importante en Colombia y Latinoamérica.

“¿Qué han escuchado ustedes de la ideología de género? ¿Qué opinan de todo ese cuento?”, preguntan Las Igualadas en un comentario a través de YouTube. Como ganadoras de los Premios IDEA 2017, utilizaron su poder de convocatoria para esta vez, hacer el especial “Género sin Ideología”.

Que la ideología de género acabará con las familias y otras aseveraciones, se han convertido en herramientas para desacreditar las discusiones que promueven los derechos sexuales y reproductivos.

Las Igualadas utilizaron este grupo de capítulos para dejar claro que “el género no es ninguna ideología. Género es la lucha por la igualdad”, como señalaron en su cuenta de Twitter.

El Premio IDEA, entregado en enero de 2018, es uno de los aportes económicos con los que cuenta este canal de difusión. Además reciben el auspicio de otras empresas como COOSALUD, con los que ayudan a financiar sus capítulos. De igual manera han colaborado con organizaciones de derechos humanos como DeJusticia y Colombia Diversa.

La idea de Mariángela Urbina, Viviana Bohórquez y Juan Carlos Rincón funciona bajo la sombrilla del diario El Espectador, como parte del contenido digital al que brinda apoyo, al igual que el otro canal -aún más famoso y similar en formato- La Pulla.  

Su contenido educativo y atractivo ha mostrado su sostenibilidad en el tiempo. También han sido ejemplo de cómo, con investigación, un manejo inteligente del humor y creatividad, pueden dar tratamiento a temas tabú relacionados al sexo y a las relaciones en Latinoamérica.

Sus temáticas han colocado temas en la agenda pública y han armado debates necesarios en su país. Como resultado, van al aire casi dos años; cada video alcanza en promedio 70 000 vistas y tienen 186 500 suscriptores hasta la fecha.

Comparte esto:

Lucía Conjura: “Creo que cada vez más las ideas de negocio están ligadas a resolver problemas sociales”

Lucía Conjura es estratega digital y parte del equipo que desarrolló la Sex App, uno de los proyectos ganadores de los Premios IDEA. Hablamos con ella para conocer el trascámaras de una aplicación móvil creada en Guatemala para ayudar a atajar varios problemas gigantes en la región. De su amor por crear soluciones a partir de la comunicación, surgió una idea. El desconocimiento sobre temas relacionados al sexo, la vergüenza por investigar más por parte de jóvenes y adolescentes condujo a Lucía y su equipo a trazar una estrategia y encontrar un target para su nuevo emprendimiento.

Lucía, ¿Cómo empezó la Sexapp? ¿Cuál era tu contexto y el de tu equipo?

La Sexapp empezó con una semillita. Soy estratega digital y me enfoco en desarrollar estrategias de comunicación para nuevas generaciones. Me encanta contar historias usando todos los recursos posibles, por eso amo los GIFs y los memes como herramientas narrativas. Empecé a explorar esto cuando trabajé como Desarrolladora de Comunidad en Nómada, y fue ahí cuando me encontró el Feminismo y entendí la importancia de los DSR y de la EIS y de lo mucho que nos deben los gobiernos en Latinoamérica. Semilla plantada.

En Octubre de 2017 me quedé sin trabajo (y sin pareja) justo en la misma semana que mi compañero de piso me recomendó aplicar a los Premios IDEA. Lo hice sin esperar nada porque la Sexapp era una idea que no había terminado de aterrizar. A los días me llamó Ramón y dos días después estaba en un avión hacia Quito. Dos días después tenía $15 mil de capital semilla y no podía creer que esa fuera mi vida. La tierra era fértil.

¿Quiénes son los involucrados en el desarrollo de la app?

Al principio era sólo yo, pero muy pronto entendí que no podía sola y que necesitaba a alguien que compartiera mi visión, pero me complementara. A mí me cuesta la tecnología, no soy gamer ni entiendo el Google G Suite. Un día, platicando con mi hermana, empezó a darme muchísimas ideas y sugerencias que ni se me habían ocurrido. Fue ahí cuando entendí que era la persona ideal para sumarse. La convencí y ahora es mi socia.

¿Quién integra el equipo?

Mi hermana Isabel (Head Game Maker) y yo formamos el Core Team, pero trabajamos con dos desarrolladores de juego Carlos Villagrán y Alvhi Balcárcel, un Project Manager, Jose Eduardo Mata, y un diseñador, Levin Méndez.

¿Cuál fue su incentivo principal para participar?

No podía quedarme con las manos cruzadas. Identifiqué un problema y creía tener una solución innovadora para intentar resolverlo.

¿Tenían esta idea antes de participar?, ¿habían intentado desarrollarla antes?

Sí, la idea ya existía, en forma de app y en forma de plataforma de mensajería de texto.  Estaba haciendo el trabajo previo pero no tenía idea de cómo conseguir el dinero para empezar.  

¿Cuál es el contexto de desarrollo de aplicaciones móviles en tu país?

Existen algunas empresas desarrollando apps. La mayoría son pensadas desde agencias de publicidad para resolver alguna necesidad específica de sus clientes. Las apps de Banca móvil son populares (cómo la de BI en línea, PAQ, etc.) Han entrado empresas de apps de delivery como Glovo, Uber Eats, Hugo App. Existen desarrolladores de juegos que han creado apps como Triviador Mundo, Nukumen, etc. Existen organizaciones que trabajan con jóvenes que buscan desarrollar apps para utilizar en sus salones de clase o con sus comunidades.

¿Qué importancia crees que tiene el desarrollo de tecnología con fines sociales como la Sexapp?

Es el presente, la triple bottom line. Creo que cada vez más las ideas de negocio están ligadas necesariamente a resolver problemas sociales. Ignorar el beneficio del planeta y la comunidad a la hora de hacer negocios no es ético y creo que cada vez más personas se están dando cuenta de esto.

En tu entorno (profesional, familiar, social) ¿Qué piensan acerca de tu propuesta?

Al principio nadie entendía, pero ahora que tenemos el piloto y las personas alrededor mío han podido jugarlo. Ya lo entienden y hasta bromean entre sí. Cuándo alguno de mis amigos habla de alguna imprudencia en su vida sexual los demás molestan diciendo “por qué nivel de la sexapp vas” o “parecés de Pubertópolis” y cosas así. Obviamente me llena de orgullo (risas).

¿Han recibido ofertas para hacer algo similar a partir de la publicación de la Sexapp?

Hemos recibido invitaciones para hablar en varios espacios, pero nada más allá de eso. Estamos buscando fondos para seguir desarrollando la sexapp, entonces si nos recomiendan con alguien, les agradeceríamos.

Comparte esto:

Entrevista a Gabriel Chancay: los retos de crear un producto comunicacional innovador y enfocado en derechos

Estudio Monocromo propuso una de los proyectos ganadores de los Premios IDEA 2017. Este noviembre, a un año de que se les otorgara un capital semilla, el proyecto se analiza en torno a su sustentibilidad y sus desafíos.

Juan Gabriel Chancay, uno de los fundadores del espacio creativo, conversó con Iniciativa IDEA para exponer las características que hacen de este emprendimiento, una herramienta importante en la difusión de Derechos Sexuales y Reproductivos.  

¿Cuál fue la motivación principal para emprender con un proyecto de incidencia social?

Los problemas de inequidad social radican en que tal inequidad se da al momento de decidir. Quienes tienen capacidad (económica primordialmente) tienen acceso a un abanico más amplio al momento de tomar decisiones. ¿Qué pasa con aquellos que no tienen esa libertad? ¿Qué pasa cuando una mujer no tiene derecho de elegir sobre su cuerpo? Este cuestionamiento, sumado a muchos otros que limitan, no sólo económicamente sino también moral o dogmáticamente, a los miembros de una sociedad son los que movieron a Estudio Monocromo a emprender el proyecto “La decisión de Sara”.

¿Cómo fue el proceso para lograr una propuesta con contenido acertado?

Uno de los fundadores de Estudio Monocromo tuvo la experiencia de acompañar a mujeres en abortos terapéuticos, muchos inducidos por pastillas y otros mediante los medios habituales en clínicas clandestinas. A raíz de estas experiencias se buscó información que pudiese ayudar en el proceso y se decidió emprender el proyecto sustentando la información en páginas internacionales y nacionales enfocadas en el tema de la interrupción del embarazo.

¿Cuáles fueron las fuentes para informarse de este tema?

Además de la información obtenida mediante vías tecnológicas como Women Help Women y Jóvenes Despenalización Aborto. El proyecto se sostiene sobre una actividad grupal paralela llamada “Caminando en sus zapatos” (Nicaragua) que, aunque no fue la idea original del proyecto, nos mostró un camino a seguir para que el proyecto pudiese llegar al público en general.

¿En qué forma sienten que proyectos como La Decisión de Sara colaboran a modificar el sector en el que se desarrollan (el de la ilustración, el diseño, la publicidad)?

El proyecto llevó la consigna, desde el inicio, de la multidisciplinariedad lo que lo sitúa dentro del espectro de innovación en los campos que se mencionan: Innovación en ilustración, ya que la vincula directamente con la interactividad y la realidad virtual; en el diseño, porque presentó un formato informativo que no se ha explotado hasta el momento (el cómic interactivo); y en la publicidad, porque pretende (aunque aún no se ha probado) con futuros proyectos, ahondar en la mecánica del “product placement”.

En base a esta experiencia, ¿cómo lograrán que el proyecto sea sostenible sin depender únicamente del capital semilla que obtuvieron con el Premio IDEA?

La meta es que sea una plataforma publicitaria para empresas que quieran apoyar la idea y que puedan financiar un proyecto más enfocado a un sistema de ayuda: “Free comics”.

Si se logra el financiamiento “La decisión de Sara” se convertiría en el primer proyecto de una serie de 10 cómics que abordarán temas como la diversidad de género, los grupos minoritarios, la corrupción, entre otros

¿De qué se trata el concepto “Free Comics”?

Free comics es el proyecto paraguas al que corresponde “La decisión de Sara”. Se trata de un sistema de cómics de ayuda enfocados en temas tabú en el país (y en muchos países de Latinoamérica) que pretenden brindar información y ayuda.

¿En qué forma evolucionará el proyecto? ¿Tienen planes de una secuela una continuación?

Si se logra el financiamiento “La decisión de Sara” se convertiría en el primer proyecto de una serie de 10 cómics que abordarán temas como la diversidad de género, los grupos minoritarios, la corrupción, entre otros.

¿Cuántas visitas ha tenido el sitio?

La página oficial generó casi 250 000 visitas. Mientras que las publicaciones en redes sociales bordearon las 200 000 visualizaciones.

¿Qué recursos integran su estrategia a fin de lograr que más gente llegue al sitio y se enganche con la historia?  

La empatía es una de las estrategias que se abordaron en el proyecto. Mostrar una historia con la que el usuario promedio pueda simpatizar genera la viralidad necesaria para que un proyecto despegue. Brindar información fehaciente y sin tabúes morales fue otro de los puntales que llevaron al proyecto.

¿Cuál es la respuesta frente a proyectos novedosos como el tuyo en un país como Ecuador?

El Ecuador es un País sumergido en dogmas y barreras morales absurdas que pretenden hacer primar las creencias sobre el sentido común, desde esta óptica muchos de los que visitaron el proyecto se escandalizaron al ver una propuesta abierta, informativa y libre que minaba sus idiosincrasias. Sin embargo, y pensando en una expansión de la idea, se pretende, precisamente, educar mediante el proyecto “Free Cómics” esas idiosincrasias en busca de un bien común.

¿Hay proyectos similares que se hayan hecho y que podamos conocer?

Aunque hay muchos programas de cómics interactivos, todos están enfocados en una difusión comercial enfocada en el ocio. Así mismo, hay algunos planes participativos como “Caminando en sus zapatos” que, aunque son innovadores, no presentan la virtud de la multimedialidad. El vincular ambos espectros es uno de los puntales del proyecto.

La lucha que hay que emprender es dura frente a una sociedad en donde se hace eco de programas de farándula y no de programas educativos.

¿Se puede pensar en que de esta mezcla entre ilustración, medios digitales y promoción de los derechos sexuales y reproductivos podamos obtener una experiencia rentable para un estudio como Monocromo?

Es plausible que un proyecto así pueda ser la voz de lucha de Estudio Monocromo, así como un pilar económico y rentable. Sin embargo, y en vista de las circunstancias (un país limitado por dogmas), sería importante recibir el apoyo de algún organismo nacional o internacional, relacionado con el tema de derechos, que financie futuros cómics.

En base a esta experiencia, ¿qué ganan las empresas cuando apuntan al impacto social?

El reconocimiento como una empresa que, además de ver por sus intereses, mira por el bien nacional (y transnacional) hace que, mucho más allá del crecimiento, sus fronteras se amplíen a nuevas oportunidades de incidencia social.

¿Qué experiencias te llevas tras haber emprendido con algo como esto?

La lucha que hay que emprender es dura frente a una sociedad en donde se hace eco de programas de farándula y no de programas educativos. El odio, radicado en las cabezas cavernícolas de un medio dominado por la Iglesia y sus evidentes ramificaciones, vuelve complicada una intervención más radical. El cómic interactivo como voz consejera ha sabido romper un poco el estereotipo de una información limitada por medios de comunicación que obedecen más a una inclinación moral que al bien común.

Comparte esto:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment *